viernes, 15 de agosto de 2008

El domingo 10 de agosto, ADN, el suplemento cultural de La Nación publicó un reportaje a Beatríz Sarlo titulado "La democracia es gris; no se puede vivir en democracia con un relato épico". Los análisis de Sarlo son muy buenos, sobre todo, porque no se entretiene en los fuegos de artificio discursivos, sino que se concentra en el nudo del problema: la cuestión del poder. Quiero reproducir algunos párrafos sobre el lugar de la historia en la politica del presente muy atinados para la coyuntura actual.

BS: No hay que ignorar la historia, pero es errado hacer política presente convocándola porque se empiezan a confundir los protagonistas y detrás de la familia Miguens veo a la familia Martínez de Hoz y detrás veo a la dictadura militar y así. Y entonces el escenario presente y el diseño del paisaje presente se me pierden. Por eso creo que es errado. Pero cuando la historia está convocada y se acepta esa convocatoria, como fue el caso de los intelectuales kirchneristas o filokirchneristas -para evitar las palabras progresista y peronista-, cuando esa historia queda convocada, el conflicto se parte por donde lo partieron ellos. Yo no lo partiría de ese modo.

P: ¿Partir en el sentido de dividir?

BS: En el sentido de que los bandos en conflicto se parten por allí. Yo no lo partiría de ese modo. Sobre la base de lo que hizo la Sociedad Rural en 1930, 1955 o 1976, yo no encararía ningún diseño de política. Y no porque tenga la menor simpatía por la Sociedad Rural, sino porque no me parece que la política tenga que ser definida mirando hacia atrás al mismo tiempo que se mira hacia delante. La política no es un Jano bifronte. La política es creatividad hacia adelante, sin ignorar lo que ha sucedido y tomándolo en cuenta, pero sin alinear a los protagonistas respecto de un pasado. Porque yo no quisiera ser alineada como miembro del Partido Comunista Revolucionario prochino, del cual fui miembro hasta los cuarenta años. Quisiera ser alineada con mis transformaciones ideológicas y políticas en los veinticinco años que siguieron. Alinear a un protagonista respecto de ese pasado me parece inaceptable, y a un gobierno le impide construir una política, un sistema de acuerdos. Lo que el Gobierno hizo fue emblocar a los actores y dar todas las condiciones para permitir que se creara un frente antigobierno.

3 comentarios:

Claudia dijo...

Beatriz me parece genial, su oposición a la manipulación discursiva que hace el lugar de poder en nuestro pais, para acomodar sus fundamentos a su conveniencia sirviéndose de referentess históricos y convocando también nuestro sentimiento patriótico tan cagado a palos.
Aca hay un manejo discursivo que parece algo inofensivo o un discurso vacío muy propio de la política, que es algo a lo que ya estamos acostumbrados.
Yo creo que hasta se ha puesto el énfasis en los bandos y secciones, con mucho más intensidad que otras veces, con el solo propósito de que perdamos de vista el verdadero núcleo de las cuestiones que aquí verdaderamente interesan...
Y la construcción y evolución de la política como un sistema de acuerdos, es algo que solo se plantean los intelectuales, lamentablemente, no hay intelectuales dotados de tanta claridad como Beatriz, que estén dispuestos dejar su huella revolucionaria alzando la voz y conformando no otro bando más sino una voz que se alza por encima de los intereses políticos, y sobre todo económicos. Y que actúe para ayudar a que se tome consciencia de que es necesaria una revolución intelectual y un cambio de actitud más que un frente antigobierno.

Propuesta: Que los intelectuales tomen lugares de poder, que la política no pueda manipular...pero que hagan algo...que sus críticas y análisis no sólo aparezcan en un suplemento de una revista.
Antes de morir desearía que hubiera un pequeño atisbo de revolución intelectual... será mucho pedir? Soy una soñadora idealista verdad? No me den bolilla
Muy buen blog! Gracias a mi amigo Silvio lo pude conocer.

Explicacionistas del mundo, uníos! dijo...

Hola Claudia si bien no soy Beatríz te agradezco mucho tus extensos comentarios. Hay veces que no hay que hacer nada, sino pensar, sentar testimonio. La acción sin planificación ni reflexión suele complicar las cosas. Es cierto que la angustia nos pide acción, pero como dice el refrán "muchas manos en un plato..."
Gracias de nuevo
Fer

Claudia dijo...

perdón no quise que me salieran tan extensos hehehehe
Me gusta tu blog y me emocioné....